Abogados López y García | De pero grullo y sin embargo
947
post-template-default,single,single-post,postid-947,single-format-standard,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

De pero grullo y sin embargo

De pero grullo y sin embargo

Acabo de leer recientemente en un diario que LA BANCA ha ganado este año un 51% más de beneficios en comparación al ejercicio anterior, que se traduce en la friolera de 12.600 millones de euros de ganancias.

Como todos sabemos, pasamos por años muy delicados económicamente con el tan traído y llevado rescate bancario y el riesgo de una intervención por parte de la Unión Europea, con todas las consecuencias negativas que ello conllevaría –véase el caso de Grecia-. El referido rescate bancario supuso un gran esfuerzo económico para todos los españoles y para el Estado. Luego, no hay que ser un sabio para preguntarse: ¿por qué diablos el Gobierno de España no exige a las entidades financieras, da igual bancos que cajas ·de ahorro” que año a año y a la vista de tan pingües beneficios, vayan devolviendo, con intereses, todo el dineral que tuvimos que aportar los ciudadanos para que muchas de estas entidades no quebraran.

Sencillamente no se entiende. O el gobierno, en realidad no tiene poder alguno o, quizá sea más plausible que tanto este gobierno como los anteriores deban muchos “favores” a estos bancos y cajas para sufragar campañas electorales, junto con grandes empresas constructoras o de electricidad o gas en las que muchos bancos tienen participaciones y de ahí que esos “favores· sean de doble recorrido con lo que se intenta pasar desapercibido un problema que costó miles y miles de millones de euros por el pequeño grupo de poder real y económico, o lobbies, que son quienes realmente imponen a la clase política sus propias condiciones.

Esta devolución de lo adelantado en su día creo que pocos ciudadanos estarán en contra por ser de estricta Justicia pero si llega un día que se llevara a cabo, ya habría prescito todo con la impunidad consiguiente pues el Tribunal de Cuentas y los demás órganos fiscalizadores existentes tampoco están en condiciones de alzar mucho la voz. En fin, que así se hace rico hasta el que asó la manteca.

No Comments

Post a Comment